Escuela de Familias – Nuevas recomendaciones de consumo de algunos pescados debido a su contenido en mercurio

NUEVAS RECOMENDACIONES DE CONSUMO DE ALGUNOS PESCADOS DEBIDO A SU CONTENIDO EN MERCURIO

La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) ha publicado recientemente nuevas recomendaciones respecto al consumo de algunos pescados debido a su contenido en mercurio.

Se trata de un contaminante medioambiental que puede estar presente en determinados productos de la pesca y cuya cantidad depende de la alimentación, tamaño y longevidad de los peces. De esta manera, se han catalogado como especies con alto contenido en mercurio y objeto de las recomendaciones las siguientes: pez espada, atún rojo (Thunnus thynnus), Tiburón (cazón, marrajo, mielgas, pintarroja y tintorera) y Lucio.

Para garantizar seguridad en nuestra alimentación, la AESAN ha publicado las siguientes recomendaciones respecto al consumo de estos pescados, dirigidas a poblaciones especialmente vulnerables:

▪ Las mujeres embarazadas o en periodo de lactancia y los niños menores de 10 años deben evitar el consumo de pescado de estas cuatro especies. Esta parte de la población es la más vulnerable, ya que tras su consumo puede verse afectado su sistema nervioso central, aún en desarrollo.

Para el resto de las especies, se recomienda el consumo de 3 a 4 raciones por semana, variando entre pescados blancos y azules.

▪ En niños/as de 10 a 14 años lo más aconsejable es limitar el consumo de estos pescados a menos de 120 gramos al mes.

Para el resto de las especies, igualmente se recomienda el consumo de 3 a 4 raciones por semana, variando entre pescados blancos y azules.

 

 

 

¿QUÉ ES EL MERCURIO Y CÓMO NOS AFECTA?

El mercurio es un elemento químico conocido como contaminante medioambiental que podemos encontrar en la atmósfera, en el suelo o en el agua. El componente orgánico de mercurio más común en la cadena alimentaria es el metilmercurio, así como la principal forma en la que lo encontramos en los pescados.

La ingesta del metilmercurio afecta al sistema nervioso central en desarrollo, por eso, los niños más pequeños son los más vulnerables. Igualmente tiene efectos sobre la función locomotora y la función auditiva, así como en la ganancia de peso.

 

El mercurio inorgánico, que se encuentra en el agua, puede afectar a nuestros órganos principalmente al riñón y al hígado, aunque también puede afectar a nuestro sistema inmune y reproductor.

 

Los efectos tóxicos del mercurio se conocen desde hace muchos años, pero su relación con el consumo de pescado se estableció en 1968 tras la contaminación de la bahía de Minamata en Japón por un vertido de mercurio de la industria química. Desde entonces, se investiga para garantizar la seguridad de los consumidores.

 

BENEFICIOS DEL PESCADO Y CONSUMO RESPONSABLE

Sin embargo, lejos de alarmar con estas recomendaciones, COMER PESCADO ES SEGURO Y SALUDABLE, y la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), recomienda el consumo de 3 o 4 raciones por semana, debido a sus múltiples beneficios para nuestra salud.

Nutricionalmente, el pescado es un alimento muy completo que constituye una importante fuente de nutrientes, y por ello, es fundamental para nuestra dieta. Por una parte, destaca su contenido en ácidos grasos Omega-3 (ácidos grasos poliinsaturados), especialmente ácido linolénico, cuyo papel es fundamental en el desarrollo del sistema nervioso central, y por ello resulta muy beneficioso en etapas de desarrollo y crecimiento como la gestación, lactación e infancia.

Además, contiene proteínas de alto valor biológico, es decir, las que presentan una elevada proporción de aminoácidos denominados “esenciales” porque no pueden ser sintetizados por nuestro organismo, y por lo tanto debemos incorporarlas a través de nuestra dieta.

También es importante destacar que la proteína del pescado es de fácil digestión, lo que lo hace idóneo como fuente de proteínas en estados en los que los requerimiento de proteínas sean superiores (gestación y lactación, infancia y adolescencia, edad avanzada, etc.).

Tampoco podemos olvidar las vitaminas y minerales. El pescado graso contiene una importante cantidad de vitaminas liposolubles, especialmente vitaminas A y D, además, la carne de pescado constituye una fuente aceptable de vitaminas del grupo B. Respecto a los minerales, destaca por su contenido en calcio, fosforo, magnesio y hierro, entre otras, y además es destacable el alto contenido en yodo de los peces de agua salada, constituyendo la fuente más rica en este mineral con respecto al resto de los grupos de alimentos.

Desde el Instituto Agroalimentario de Aragón (IA2) queremos compartir contigo la información necesaria para que hagas un consumo responsable del pescado. En el caso de mujeres embarazadas, la EFSA ha establecido que de 1 a 2 porciones y hasta 3 y 4 porciones por semana ayudan al neurodesarrollo del bebé, respecto a la ausencia de consumo. Igualmente, el hecho de ingerir pescado está asociado a un menor riesgo de mortalidad por enfermedad cardíaca coronaria.

Sin embargo, el mismo estudio concluye que elevar el consumo de pescado y marisco no está necesariamente relacionado con un beneficio adicional, respecto a lo anteriormente mencionado.

 

LAS VENTAJAS SUPERAN LOS INCONVENIENTES

Finalmente, es importante destacar las conclusiones que desde la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria se obtienen, y es que a pesar de los niveles de exposición al mercurio, el consumo de pescado y marisco, no solo es muy recomendable, sino que es realmente beneficioso para nuestro organismo.

Para la población en general es recomendable hasta 4 raciones de pescado por semana, variando entre blancos y azules. Para la población más vulnerable se debe tener especial cuidado con las especies con alto contenido en mercurio (pez emperador, pez espada, tiburón y atún) evitando completamente su consumo. Sin embargo, este sector de la población puede beneficiarse del aporte nutricional de otras especies de pescado, ya que su consumo es muy recomendable para seguir una dieta equilibrada.

 

VER PDF “RECOMENDACIONES DE CONSUMO DE PESCADO” AESAN.

 

¿Te ha interesado el artículo? Puedes suscribirte a nuestra Escuela de Familias en Agroalimentación