Agricultura de precisión, el inicio de la digitalización del campo

Nueva publicación de la Escuela de Familias. En esta ocasión, te contamos como la digitalización y la aplicación de las últimas tecnologías en la producción agrícola permite ganar en competitividad y favorecer la sostenibilidad de los cultivos.

Desde la Alianza Agroalimentaria Aragonesa, te invitamos a conocer más……

¿Qué es la agricultura de precisión?

Se puede definir como una técnica fundamentada en el uso de tecnologías de captación de datos de los cultivos y parcelas agrícolas ligada al análisis y gestión de dichos datos  que permite gestionar de forma diferenciada los cultivos/zonas agrícolas.

En lenguaje coloquial podríamos sintetizar la agricultura de precisión como “dar a cada planta o a cada zona de la parcela aquello que necesita” y, por lo tanto, no hablaríamos de “café para todos” entendiendo como “todos” las diferentes zonas de la parcela, que es la forma tradicional en la que se ha venido trabajando en agricultura.

Lo intentaremos aclarar. Imaginen, por ejemplo, una parcela en la que se cultiva maíz, como las que vemos habitualmente cuando nos desplazamos en verano con nuestro vehículo por los regadíos aragoneses. Imaginen que seamos capaces de dividirla en pequeñas parcelitas con una geometría similar a las casillas de un tablero de ajedrez. A su vez, imaginen que podemos dar unas coordenadas a cada casilla mediante el uso de GPS. Y finalmente, que, mediante la utilización de diferentes tecnologías, seamos capaces de obtener información agronómica específica de cada casilla, información del tipo: textura del suelo, contenido en materia orgánica, humedad del suelo, vigor del cultivo existente, rendimiento del cultivo, etc. Analizando toda esta información, y disponiendo de la maquinaria agrícola adecuada, se pueden adoptar decisiones relativas al aporte de insumos de forma diferenciada en cada “casilla” como por ejemplo: dosificación de semillas durante la siembra, aplicación de fertilizantes, dosis de riego, control fitosanitario, etc.

Foto 1. Mapa prescriptivo para la aplicación de dosis variable de fertilizante.

¿Qué tecnologías se utilizan?

En realidad, se utilizan tecnologías similares a los que podemos encontrar en cualquier otro sector productivo: sensores de diferentes tipologías (humedad, temperatura, visión, conductividad eléctrica, etc.) ubicados en equipos que pueden estar en la propia parcela agrícola de forma permanente (estaciones meteorológicas, sondas de humedad de suelo, etc.) o instalados a bordo de vehículos que se desplazan por la parcela (tractores, quads, etc.) o alojados en drones, aviones o satélites (es el caso de cámaras que captan imágenes de diferentes tipos), incluso aplicaciones para móviles que nos ayudan a captar datos  (como puede ser por ejemplo una simple fotografía) y a la toma de decisiones.

Y todo esto ligado al uso de sistemas de geolocalización (GPS) que permiten georreferenciar cada dato obtenido con los sensores y definir por lo tanto la posición (coordenadas) de la “casilla” en la que se ha tomado dicho dato.

Foto 2. Tractor equipado con sistema óptico para la aplicación de dosis variables de fertilizante en tiempo real en función del vigor del cultivo.

Una vez disponemos de todo ese conjunto de datos georreferenciados, el siguiente paso es establecer prescripciones para la aplicación de insumos (semillas, fertilizante, etc.) con dosis diferenciadas o dosis variables en las diferentes zonas de la parcela. Así, por ejemplo, podemos tomar la decisión de aplicar a una casilla de la parcela 150 kg/ha de fertilizante y a otra 100 kg/ha. Para ello se deben confeccionar de forma previa mapas prescriptivos (foto 1) que detallan las dosis a aplicar en cada “casilla” y se debe disponer de máquinas agrícolas que sean capaz de leer esos mapas y a su vez, aplicar con precisión las dosis diferenciadas en cada zona de la parcela.

También, además de utilizar mapas prescriptivos (que es la forma más habitual actualmente de realizar agricultura de precisión), se puede realizar agricultura de precisión “en tiempo real” de modo que la propia máquina agrícola (abonadora, sembradora, pulverizador, etc.) o el tractor que la desplaza equipan sensores (foto 2) junto con procesadores que analizan la información al instante y dan la orden de trabajo a la máquina según el tractor avanza por la parcela. Actualmente, otra línea de implementación de agricultura de precisión es la implementación de flotas de pequeños robots que pueden realizar la aplicación de insumos de forma diferenciada en la parcela (foto 3).

¿Y esto es así de fácil?

Conceptualmente es así de fácil y, además, puede parecer que su implementación, por lo explicado hasta ahora, sólo requiere del uso de tecnología (que ya está disponible en el mercado) pero, lógicamente, su puesta en práctica de forma exitosa no es tan sencilla.

En primer lugar, hay que tener claro el objetivo buscado, que no es otro que permitir obtener un mayor margen económico al agricultor respecto al uso de la agricultura tradicional, siendo sostenible medioambientalmente. Además, este margen debe ser estable en el tiempo y por lo tanto debe garantizar la sostenibilidad de la explotación, manteniendo o mejorando las propiedades de los suelos que constituyen la base de la misma. Esto no significa mayores producciones obligatoriamente, sino un mejor balance económico (ingresos – gastos).

Para ello se deben tomar decisiones acertadas a partir de los datos disponibles en cada explotación agrícola. Pero es necesario recordar la amplia variabilidad de las explotaciones agrícolas en cuanto a tipología de suelos, tipos de cultivos, disponibilidad de agua para el cultivo, plagas y enfermedades, etc. Esta amplia variabilidad supone que las decisiones que se toman en una explotación pueden ser contraproducentes para otra. Por lo tanto, lógicamente, es necesario disponer del conocimiento agronómico suficiente para aplicar todas estas herramientas y tecnologías de forma exitosa.

Podemos llevar el símil al ámbito sanitario, tan tristemente de moda en esta época. Existen numerosas tecnologías y técnicas que permiten captar datos relativos a nuestra salud (análisis de sangre, radiografías, resonancias magnéticas, etc.), pero esos datos por sí solos no servirían para mucho si no hubiera un técnico cualificado (en este caso un médico) que los supiese interpretar y, finalmente, propusiese un tratamiento adecuado para el enfermo, que, seguramente, no sería el mismo en todos los casos en función de los condicionantes específicos de cada enfermo.

Pues este hecho (salvando las distancias), que todos entendemos de forma natural, debe ser extrapolado a la agricultura de precisión. Por lo tanto, el diagnóstico y propuesta de tratamiento necesario para aplicar adecuadamente un insumo a un cultivo debe ser realizado por técnicos capacitados, y principalmente estamos hablando de los profesionales cualificados para el ejercicio de las profesiones de ingeniero agrónomo e ingeniero técnico agrícola.

Foto 3. Robot para la siembra autónoma de precisión en maíz.

¿Pero realmente se está aplicando esta técnica?

En este aspecto, el ritmo de implantación es diferente en función de los países y en función de los tipos de cultivo y características de las explotaciones agrícolas. Por lo tanto, es complicado disponer de datos fiables y extrapolables al respecto.

Como idea global, aquellos cultivos de mayor rentabilidad económica (como por ejemplo el viñedo) son los que de forma más clara están implementando la agricultura de precisión. En el caso de cultivos extensivos (maíz, soja, cebada, trigo, etc.) esta técnica se está introduciendo más rápidamente en explotaciones con altos rendimientos agrícolas y con superficies lo suficientemente grandes como para presentar zonas diferenciadas en cuanto a rendimientos del cultivo.

Para aquellos que quieran profundizar en información relativa a la implementación de esta técnica les remito a las numerosas publicaciones disponibles en el portal de la Unión Europea relativo a agricultura de precisión: https://ec.europa.eu/eip/agriculture/en/digitising-agriculture/developing-digital-technologies/precision-farming-0.

Javier García Ramos

Escuela Politécnica Superior

Universidad Zaragoza - Campus Huesca

¿Te ha interesado el artículo? Puedes suscribirte a nuestra Escuela de Familias en Agroalimentación

Plantas aromáticas y medicinales

La Escuela de Familias en Agroalimentación comienza nuevo curso con este artículo dedicado a las Plantas Aromáticas y Medicinales. Además de los usos de sobra conocidos (cocina, cosmética, medicinas, etc.), el cultivo de este tipo de plantas presenta un potencial prometedor e importantes beneficios medioambientales.

¿Quieres saber más?. Desde la Alianza Agroalimentaria Aragonesa, te lo contamos a continuación:

Plantas aromáticas y medicinales

En este artículo vamos a conocer un poco más el extenso conjunto de especies botánicas que conforman las plantas medicinales, aromáticas y condimentarias. Todo este amplio grupo de plantas presenta una característica común, y es su elevado contenido en sustancias o principios activos, con propiedades químicas, bioquímicas u organolépticas muy específicas, que permiten la utilización de estas especies vegetales o de sus preparados para fines terapéuticos (plantas medicinales), aromáticos (plantas aromáticas o de esencias) y dietético gastronómicos (plantas condimentarias).

El valor de uso y económico de estas plantas depende, además de la riqueza o concentración de principios activos, de la rareza en que se presentan en la naturaleza y de las dificultades para su extracción.

 

¿Sabías que…?

Desde los tiempos más remotos, probablemente desde hace 60.000 años, el hombre ha empleado las plantas recogidas en la naturaleza para su alimentación y para otros muchos usos: medicinales, obtención de fibras y madera, conservación y aromatización de alimentos, droguería y cosmética.

En cuanto a la extracción de las plantas y su posterior uso, a partir de numerosos escritos y dibujos se sabe que se realizaba ya en las culturas de civilizaciones muy antiguas. Así, se conoce la utilización en Egipto del aceite de cedro y el uso del alambique de destilación al menos desde el siglo XXV a. de C. Aunque las técnicas de métodos de extracción, separación, aislamiento e identificación de los aceites esenciales y otros principios activos de las plantas se han desarrollado en época relativamente reciente, la destilación de las plantas se ha practicado desde hace milenios en países como China, India o la antigua Persia. En la época de la Grecia clásica tomaron impulso los estudios acerca de las características y las propiedades de las especies vegetales. Aristóteles asignó a cada planta las virtudes entonces conocidas e inició una clasificación vegetal, que amplió el botánico Teofrasto, siguiendo unas pautas científicas. Las plantas utilizadas como conservantes o aromatizantes durante siglos fueron una expresión de riqueza y un medio de transacciones comerciales y pago de impuestos.

En una primera aproximación a los mercados, las plantas aromáticas y medicinales se pueden distinguir en dos grupos de productos:

▪Las plantas o partes de las mismas, enteras o troceadas, en fresco o desecadas

▪Los extractos, aceites esenciales y oleorresinas obtenidos como primera transformación de las plantas.

Ambos grupos constituyen las materias primas de las industrias de perfumería y cosmética, farmacéutica, alimentaria y química, principales destinatarias de las plantas aromáticas y medicinales o de los productos de su transformación.

 

En el ámbito de la producción agraria relacionada con estas especies, se encuentran 3 tipos de productos principales según el grado de procesado, preparación o transformación: Material vegetal en fresco; Graneles secos, constituidos por las plantas o partes de las mismas convenientemente desecadas; y Aceites esenciales, productos de la destilación de las plantas aromáticas.

En el ámbito de la explotación agrícola, se pueden llegar a productos envasados (condimentos, herbodietéticos, de perfumería y cosmética o de laboratorios de plantas medicinales) cuya elaboración requiere cierto nivel de especialización. A partir de este nivel entra en escena la industria alimentaria, farmacéutica o perfumero-cosmética.

 

Tradicionalmente, han sido los recolectores locales quienes han mantenido la producción española de plantas medicinales y aromáticas, con escaso rigor en la presentación, calidad y limpieza del producto.

Por esta razón, y sabiendo que las condiciones agroclimáticas de España son muy variadas y aptas para la vegetación medicinal y aromática, si se convirtiese en producción agrícola racionalizada como cultivo industrial tendría un alto grado de competitividad. Sin embargo, el cultivo de estas especies en España aún es escaso, y hay poco capital para tecnificar la producción y procesado, además de la escasez de mano de obra cualificada.

 

La oportunidad del sector viene con la reciente demanda del mercado Internacional por productos, subproductos y/o moléculas de origen natural de alta calidad, para diversas industrias: la cosmética, la de biopesticidas, la farmacéutica y la de aditivos alimentarios, por citar algunas. Este mercado es muy competitivo y específico, y requiere un producto final estable en su composición química. Estudiar y promover el cultivo de plantas aromáticas y medicinales en la comunidad de Aragón tiene su relevancia, primeramente, por la gran abundancia de su flora silvestre para estas especies. Además, una gran cantidad de estas especies se adaptan a las condiciones de suelos (calizos, de baja fertilidad, a veces salinos) y a la baja pluviometría aquí registradas, como lo demostró la Red Experimental de Plantas Aromáticas y Medicinales de Aragón (Burillo, 2003), un extenso estudio realizado en zonas de secano de la Comunidad.

Cabe reconocer que la rentabilidad de una especie cultivada para la obtención de aceites esenciales depende de factores agronómicos, tecnológicos y económicos como el rendimiento en aceite, los costes de procesado industrial, la calidad del aceite y las tendencias de la demanda. Todo plan de desarrollo del sector de plantas aromáticas para la fabricación de aceites esenciales debe partir de un estudio de mercado para evitar en lo posible la producción de aceites con problemas de colocación comercial.

Un aspecto clave del aprovisionamiento de estos productos es la garantía que los proveedores pueden ofrecer a la industria de regularidad en los suministros, tanto en cantidad como en calidad. La posibilidad de ofrecer grandes volúmenes a los utilizadores industriales se está convirtiendo en una de las principales restricciones para el desarrollo de este sector en el mundo. En principio, puede aceptarse que los costes de producción de las plantas en el campo no son el único factor de competitividad y que ésta depende de otros factores como la existencia de personal formado y una industria transformadora eficiente.

Aspectos ambientales relacionados con el cultivo de Plantas Aromáticas y Medicinales.

Como toda actividad humana la recogida de vegetación espontánea tiene efectos sobre el entorno; efectos que son más o menos significativos según las características de los factores ambientales directa o indirectamente alterados y el tipo e intensidad de los aprovechamientos.

 

Por otro lado, frente a los problemas previamente descritos, la recogida de plantas silvestres aromáticas y medicinales es una costumbre tradicional de muchas comarcas españolas que ha ayudado a la propagación del conocimiento de las cualidades de las plantas y que permite a cualquiera que las conozca aprovechar los efectos beneficiosos de las mismas, aunque, existen riesgos asociados a su utilización. Estos riesgos se generan a partir de la desinformación de las propiedades y utilización de las plantas, o bien a través de la recogida de plantas contaminadas (metales pesados o pesticidas, por ejemplo).

Por lo tanto, la producción o a utilización de las plantas de extractos para su aprovechamiento, desde el punto de vista medicinal, melífero y condimentario, debe de estar supeditada a su capacidad de conservar el medio y especialmente el suelo. En este sentido, es bien conocido el papel protector de los suelos de los matorrales adaptados a nuestras condiciones edafoclimáticas, especialmente en áreas con alto riesgo de degradación.

La presencia de estas especies en suelos degradados, incide en la formación de estructuras que afectan positivamente a las propiedades físicas del suelo, especialmente a los parámetros que definen el régimen hídrico del mismo. Igualmente, la utilización de colmenas, ya que actúa en el proceso de polinización y como consecuencia en el desarrollo, composición de la comunidad florística y cobertura del suelo.

Por último, la presencia de estas plantas proporciona una cubierta vegetal, protectora de los suelos. Esta cubierta, disipa la energía con que la gota de lluvia impacta sobre los horizontes superiores evitando procesos de degradación de los elementos estructurales superficiales, que serían el origen de una disminución de la infiltración del suelo. Como consecuencia se reduce o se elimina la escorrentía y el transporte de sólidos, afectando al proceso erosivo, que puede llegar a anularse.

 

La investigación de Plantas Aromáticas y Medicinales en el CITA está a cargo de la Drª Juliana Navarro Rocha, miembro del IA2 desde 2018. Actualmente participa en diversos proyectos regionales, nacionales e internacionales. Como respuesta a la ausencia de formación específica en este sector, está en ejecución el proyecto FoRuO - Formación para promover nuevas ocupaciones en el sector forestal y rural (Poctefa - (EFA366/19 FoRuO), además del recién aprobado grupo de cooperación, coordinado por el CITA, RecolectaPAM - Puesta a punto de una metodología para la valorización y el aprovechamiento de las plantas aromático-medicinales en los montes de secanos áridos, que viene buscar alternativas a los cultivos tradicionales de baja rentabilidad en Aragón.

Con la colaboración de:

Dra. Juliana Navarro Rocha

Técnica Investigadora. Unidad de Recursos Forestales.

Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón (CITA)

Instituto Agroalimentario de Aragón – IA2

¿Te ha interesado el artículo? Puedes suscribirte a nuestra Escuela de Familias en Agroalimentación

Evolución de la industria alimentaria durante las últimas tres décadas

En esta publicación estival, os invitamos a un recorrido durante las tres últimas décadas sobre la evolución de la industria alimentaria, de la mano de la Alianza Agroalimentaria Aragonesa y el IA2.

Y además, aprovechamos la oportunidad para desearos un feliz verano. ¡Nos vemos en septiembre!

Evolución de la industria alimentaria durante las últimas tres décadas.

La evolución de la industria alimentaria en el ámbito de la ciencia y la tecnología de los alimentos ha sido una constante durante las últimas 3 décadas, aunque en muy diferente grado ya que las preocupaciones o intereses han ido cambiando con el desarrollo de la industria.

La década de los 90 se caracterizó por la preocupación por la seguridad alimentaria. Como paso previo a producir alimentos de calidad, saludables y sostenibles, en esta década el reto consistió en lograr la producción masiva de alimentos bajo estrictas condiciones de seguridad. La comunidad científica proporcionó datos relevantes para conocer los peligros bióticos o abióticos, se desarrollaron herramientas como la microbiología predictiva, y la administración respondió a principios del siglo XXI con un paquete legislativo de aplicación obligatoria en toda la Unión Europea. Este paquete establece la responsabilidad del operador de empresa alimentaria, la obligación de la trazabilidad, las medidas de higiene en la cadena alimentaria, incluyendo la producción primaria, y establece como herramienta clave de autocontrol el análisis de peligros y puntos de control crítico (APPCC) en todas las líneas de producción de alimentos. En esta década, entre otros, se producen algunos avances muy relevantes:

▪Al mercado empiezan a llegar de modo masivo alimentos envasados en atmósferas protectoras. Esta es una tendencia que hoy en día se ha generalizado. Consiste en sustituir el aire de los envases por una atmósfera compuesta por una proporción de gases distinta. Por ejemplo, el oxígeno se reduce al 0% cuando los alimentos son susceptibles de ser oxidados o queremos evitar el crecimiento microbiano (patatas fritas); las frutas y verduras son sensibles al CO2 o la ausencia de O2, y demandan concentraciones específicas. Precisamente en este ámbito se inicia lo que se conoce como tecnología postcosecha: el manejo de frutas y verduras tras su cosecha, lo que ha permitido ampliar su vida útil, conquistando mercados internacionales.

▪En esta década también se produce la implantación masiva de los productos esterilizados en flujo a temperaturas ultraelevadas durante corto tiempo (tecnología UHT), así como en años posteriores tratamientos a temperaturas más bajas (HTST) a la producción de zumos, huevo líquido, gazpacho, sopas o cremas de larga vida útil.

▪Como alternativa a los tratamientos tradicionales, en esta década la comunidad científica inicia el desarrollo de las denominadas tecnologías emergentes de conservación de alimentos: ultrasonidos, altas presiones hidrostáticas, pulsos eléctricos de alto voltaje, ultravioleta. Así, en las siguientes décadas empiezan a introducirse en el mercado productos tratados por altas presiones, como, por ejemplo, el jamón cocido loncheado que comercializa en los años 2000 en España la marca Espuña. Actualmente esta tecnología se emplea para alargar la vida útil y preservar la calidad de numerosos productos o reducir el riesgo de presencia de Listeria en productos cárnicos curados, lo ha facilitado la exportación de productos curados.

Una vez garantizada la seguridad alimentaria, la industria alimentaria intensifica sus esfuerzos durante la primera década del siglo XXI por la calidad, y el impulso a la creación de figuras de calidad diferenciada. Tras más de 30 años de trabajo, hoy en día Aragón cuenta con un amplio abanico de Denominaciones de Origen Protegidas (Cariñena, Campo de Borja, Calatayud, Somontano, Aceite del Bajo Aragón, Aceite Sierra del Moncayo, Cebolla de Fuentes de Ebro, Jamón de Teruel/Paleta de Teruel, Melocotón de Calanda), el Ternasco de Aragón como Indicación Geográfica Protegida, y otras figuras reguladas como la Producción Ecológica, Producción Integrada, Artesanía alimentaria. Además, en una apuesta decidida por la calidad, Aragón ha lanzado recientemente una campaña denominada “Aragón Alimentos Nobles” que tiene por objeto la promoción de los alimentos aragoneses. Al igual que en la década de los 90, en esta década se producen muchos otros avances:

▪el mundo del envasado da un nuevo paso de la mano de la comunidad científica y la industria del plástico, y comienza el desarrollo de lo que hoy conocemos como el envasado activo. Los envases activos son aquellos que interactúan directamente con los alimentos y/o la atmósfera que los rodea para, de este modo, alargar su vida útil y mejorar su calidad. Para ello, pueden incorporar, por ejemplo, sustancias antioxidantes o antimicrobianas que se liberan progresivamente durante el almacenamiento y la comercialización de los productos, contribuyendo a ampliar su vida útil mientras mantienen sus características sensoriales.

▪ Gracias a los avances en nuevos materiales de envasado se implantan con fuerza en los mercados los alimentos conocidos como VI gama o mínimamente procesados y refrigerados (ej. ensaladas). Del mismo modo, los avances tecnológicos potencian el desarrollo de alimentos en V gama o platos preparados listos para su consumo, que comienzan a popularizarse. 

▪Todos estos avances se van produciendo gracias a otros que van teniendo lugar paralelamente y que contribuyen decisivamente a mejorar la producción, haciéndola más eficiente, como son los avances en las técnicas de análisis, incluido el sensorial, el desarrollo de sistemas de automatización y control, de sensores, de la biotecnología alimentaria, etc. 

▪Otro aspecto a considerar son los avances logrados en las herramientas de modificación genética y la consecuente introducción progresiva en el mercado de materias primas genéticamente modificadas (GMOs), ante la desconfiada mirada de los consumidores. 

▪Finalmente, en esta década se intensifican los estudios sobre compuestos bioactivos presentes en materias primas y sus posibles efectos beneficiosos, lo que dará lugar en la siguiente década al auge de los alimentos funcionales y las propiedades saludables.

Una vez lograda la producción de alimentos seguros y de calidad, la segunda década del siglo XXI se ha caracterizado por el auge de la innovación en ámbitos muy diferentes de la producción de alimentos. Quizás es pronto para elegir un único término que defina esta década dado que han sido numerosos los frentes en los que se ha avanzado intensamente, no obstante, la apuesta por la alimentación saludable, la alimentación sostenible y el concepto de economía circular podrían ser los aspectos de mayor relevancia. A continuación se señalan algunos de los aspectos que han podido contribuir a determinar los hábitos de consumo en esta última década:

▪el estudio de las propiedades bioactivas de materias primas o alimentos es el origen del desarrollo de los alimentos funcionales, que tienen un efecto beneficioso adicional sobre nuestra salud o reducen el riesgo de desarrollar enfermedades crónicas. La necesaria y adecuada vehiculación de estos compuestos en los alimentos, su protección y homogénea distribución, se logra mediante el desarrollo de la nanotecnología que permite la preparación de microemulsiones o nanoencapsulaciones de compuestos bioactivos.

Al mismo tiempo se empiezan a establecer claras relaciones entre alimentación y salud, y se empiezan a popularizar los alimentos bajos en grasa o con menor contenido en azúcares, así como los diagnósticos de alergias a determinados alimentos (leche, soja, huevos, cacahuetes, nueces, pescado y marisco), o de intolerancias alimentarias (lactosa, gluten, histamina, etc.), a lo que la industria responde con alimentos libres de alérgenos o aptos para consumidores intolerantes. Así, estos productos han tenido una importante implantación en el mercado (sin lactosa, sin gluten). En esta misma línea, cabría señalar la tendencia “Clean Label” que hace referencia a la reducción de aditivos, que pretende dar respuesta a la demanda por una disminución del consumo de aditivos artificiales, optando por procesos más artesanales.

Así, al igual que sucedió con la seguridad y la calidad en las décadas pasadas, la administración, a través de la legislación alimentaria ha establecido un marco regulatorio para el establecimiento de declaraciones nutricionales y propiedades saludables de los alimentos, así como para el etiquetado nutricional de los alimentos. Asimismo, contribuye a mejorar el nivel de protección del consumidor y establece los medios para garantizar el derecho de los consumidores a la información para que pueda tomar las decisiones más adecuadas.

▪En la línea de una alimentación más saludable, aunque equivocadamente si no se gestiona del modo adecuado, en esta década crecen los consumidores que demandan una reducción del consumo de proteína animal en favor de la vegetal. Esta corriente forma parte de amplios grupos de población vegetariana, flexitariana y vegana, aunque en muchos casos la motivación responde más a una corriente animalista en contra de la explotación de los animales para su consumo. Esta tendencia seguirá incrementándose en los próximos años, aunque conviene señalar las mejoras que se han producido en materia de bienestar animal, en los últimos años.

Siguiendo con la alimentación saludable, y tratando de incrementar el consumo de compuestos bioactivos, de suplir carencias nutricionales por los nuevos hábitos de consumo, o simplemente por placer, también ha tenido un importante auge la incorporación a la dieta de nuevos ingredientes, muchos de ellos importados de otras culturas, algunos denominados superalimentos (arandanos, bayas de goji, semillas de cáñamo, de chía, pasto de trigo). Sin embargo, en muchos casos sus potenciales beneficios saludables no han sido suficientemente investigados, por lo que su elevado consumo puede dar lugar a problemas nutricionales.

▪Ante el masivo uso de sistemas de producción intensivos, surgen otros movimientos que van ocupando espacio en los canales de venta en esta última década como la producción ecológica, la artesanía alimentaria, los productos de kilómetro cero o productos de proximidad, a la vez que también van requiriendo nuevos marcos regulatorios. 

▪El siguiente y decisivo paso es la preocupación por el medioambiente y la sostenibilidad del planeta, alineado con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030, que señalan la producción de alimentos como una de las actividades más contaminantes. Así, la comunidad científica amplía su actividad en este campo gracias a la concienciación social y al aumento de financiación de las administraciones. En este sentido, surge el concepto de economía circular que tiene entre sus objetivos el reaprovechamiento de los residuos mediante su reintroducción en la cadena productiva. Se comienza a desarrollar una amplia actividad para redefinir nuevos usos para estos residuos, obteniendo compuestos bioactivos o como biocombustibles. También se plantea el uso de fuentes de proteína alternativa, con una menor huella de carbono, y así surge el interés por la producción de insectos tanto para alimentación animal como humana.

▪No obstante, esta última tendencia choca con los hábitos de una gran parte de la población que, ante la falta de tiempo para el cocinado, ha optado por el consumo de platos preparados, lo que sigue impulsando el desarrollo de esta industria, de la restauración colectiva, de los establecimientos de venta de productos recién cocinados para consumo inmediato y de una industria en desarrollo como la de los snacks. Esta última está tratando de adaptarse a muchas de las tendencias mencionadas anteriormente, reduciendo el uso de grasas o azúcares, adaptándolos a consumidores intolerantes, introduciendo proteína vegetal o superalimentos.

▪La investigación en las áreas de la tecnología, la seguridad o la calidad alimentaria han seguido evolucionando en esta última década, ofreciendo nuevas tecnologías emergentes de conservación como el plasma frío, o para mejorar el proceso de elaboración del vino tinto mediante pulsos eléctricos de alto voltaje; mejorando las técnicas de detección de alérgenos, antibióticos, hormonas, etc., mediante el desarrollo de test rápidos; proporcionando nuevos materiales de envasado, siendo de especial interés las películas comestibles y los envases obtenidos del reaprovechamiento de residuos (Ej. de hojas de lechuga). 

▪Finalmente, las TICs están empezando a determinar los hábitos de consumo de las nuevas generaciones, permitiendo una gestión de la información inteligente a través de nuevos canales digitales. La industria 4.0 está incorporando las TICs en los procesos de fabricación y comercialización de alimentos, pero son los consumidores los que a través de determinadas aplicaciones están dado entrada a las TICs en su propio proceso de decisión y compra. Las nuevas plataformas de recomendaciones nutricionales saludables personalizadas están empezando a introducirse en el mercado, y ya empieza a hablarse del trinomio alimentación, salud y TICs.

 

Los investigadores del Instituto Agroalimentario de Aragón (IA2) han contribuido a lo largo de estas tres décadas a generar conocimiento en la mayoría de los ámbitos señalados, y a transferirlo al sector industrial aragonés, como así lo demuestran los más de 300 contratos anuales firmados con empresas agroalimentarias para la prestación de servicios y/o la colaboración en el desarrollo y la transferencia de resultados.

Rafael Pagán Tomás.

Director del Instituto Agroalimentario de Aragón – IA2

Catedrático de Tecnología de los Alimentos

Universidad de Zaragoza

¿Te ha interesado el artículo? Puedes suscribirte a nuestra Escuela de Familias en Agroalimentación

Gastronomía sostenible

En diciembre de 2016, la Asamblea General de las Naciones Unidas designó el 18 de junio como el Día de la Gastronomía Sostenible.

La decisión de celebrar este día reconoce la gastronomía como una expresión cultural de la diversidad natural y cultural del mundo. Ante la actual crisis sanitaria con la pandemia de COVID-19, la gastronomía sostenible, que celebra los ingredientes y productos de temporada y contribuye a la preservación de la vida silvestre y nuestras tradiciones culinarias, se hace más relevante que nunca.

A la gastronomía a veces se la denomina el arte de preparar una buena comida. También puede hacer referencia a un estilo de cocina de una determinada región. Pero suele definirse como los alimentos y la cocina de un lugar. La sostenibilidad implica realizar una actividad (por ejemplo, la agricultura, pesca o incluso preparación de una comida) sin desperdiciar nuestros recursos naturales y poder continuarla en el futuro sin perjudicar el medio ambiente o la salud.

Por lo tanto, la gastronomía sostenible es sinónimo de una cocina que tiene en cuenta el origen de los ingredientes, cómo se cultivan y cómo llegan a nuestros mercados y, finalmente, a nuestros platos.

La pandemia ha golpeado duramente a la gastronomía mundial, pero se atisba la salida del túnel y los cocineros se muestran esperanzados en un futuro inmediato que les devuelva a la normalidad, que no será la misma que antes del Covid 19. Fundamentalmente lo que los expertos han dado en llamar gastronomía circular que traducido al lenguaje de la calle es simplemente el aprovechamiento máximo de los recursos locales, del producto de proximidad y de temporada, y el control de la cadena alimentaria. Resumido en una palabra sostenibilidad. Y a este concepto de "gastronomía circular" se ha dedicado este año el congreso mundial Madrid Fusión en su edición número 19 en este año 2021.

Gastronomía sostenible, aliada contra el desperdicio alimentario.

En su libro "La sociedad del desperdicio" Manuel Toharia aborda el problema que el desarrollo desbocado supone para el ecosistema, pero también para las sociedades de las economías de países en vías de desarrollo. La extracción de recursos naturales y los residuos generados por su manufactura y consumo tienen numerosas repercusiones que se reparten equitativamente, pero no así sus beneficios, especialmente para terceros países que, sin participar de los beneficios de estas economías, sufren las consecuencias.

La Asociación +Brócoli pone el ejemplo de esta verdura para explicar cómo la sociedad cae en el desperdicio alimentario tirando a la basura una parte de producto que está cargada de nutrientes. Es el caso del tronco del brócoli, que por costumbre suele desperdiciarse.

La citada asociación explica que “los troncos o tallos conservan muchos de los nutrientes que le han valido al brócoli el calificativo de superalimento o superverdura; este vegetal es rico en carbohidratos y proteínas, tiene mucha fibra y pocas grasas, y también es rico en vitaminas, calcio y hierro”.

Junto a la motivación nutricional, se da también un argumento medioambiental. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), “cada año se desperdician en el mundo 1.300 millones de toneladas de comida, un tercio de la producción total”.

+Brócoli indica que “con un menor despilfarro seríamos más eficientes en términos hídricos y en el uso de la tierra, así como no generaríamos metano en la descomposición de los alimentos (el metano favorece el cambio climático)”.

 

Cultura gastronómica, una asignatura pendiente

Salud y placer no tienen por qué estar separados. Para combinar estos dos aspectos, es fundamental que desde la infancia se inculque la cultura gastronómica. Se trata de una asignatura pendiente, ya que, muchos de los alumnos de las escuelas de hostelería llegan a estudiar sin haber probado muchas texturas, especias o productos.

Para comer de una forma saludable es necesario que los alimentos estén correctamente etiquetados y que contengan toda la información que el consumidor necesita. Esta información no suele ser clara y crea confusión en el consumidor, quien se acaba guiando por otros parámetros, que no siempre son los adecuados. La falta de claridad en el etiquetado de muchos alimentos. puede ser un gran problema, ya que se trata de uno de los criterios que sigue el consumidor a la hora de escoger qué producto compra es la publicidad.

 

Algunas de las acciones de la UNESCO en relación a la gastronomía sostenible son:

▪ Puesta en marcha de la Red de Ciudades Creativas, una iniciativa lanzada en 2004 que pretende compartir las mejores prácticas y el desarrollo de colaboraciones en siete campos creativos. Por ejemplo, en 2018, se seleccionaron 26 ciudades como Ciudades Creativas en el ámbito gastronómico.

▪Promover la utilización de energía limpia en los restaurantes (uso de gas, electricidad, o gas natural en lugar de carbón);

▪Dar a conocer al público en general los beneficios de la gastronomía sostenible a través de canales de televisión y espectáculos gastronómicos, además de realizar exposiciones culturales de alimentos, dirigidas a la industria alimentaria y los agricultores.

Otras incluyen la promoción de dietas ecológicas, que son saludables y sostenibles, al igual que el trabajo que hace con los países que utilizan esas directrices dietéticas para que la sostenibilidad sea parte de estas dietas.

La FAO cuenta con la sección "El cultivo tradicional del mes" en su sitio web, en la que promueve la diversificación de cultivos, en defensa de los cultivos tradicionales infrautilizados, y la sostenibilidad en la producción de alimentos y la gestión de recursos naturales.

Y cómo puedo contribuir?

La cocina puede ser también un punto de partida perfecto para algo más que preparar comidas, un lugar donde verdaderamente creemos que cada persona puede marcar la diferencia. Haciendo buenas elecciones de alimentos, utilizando métodos de cocina sostenibles y reduciendo el desperdicio de comida, cada uno de nosotros, al tiempo que cuidamos nuestro cuerpo, podemos también cuidar de nuestro planeta.

Aproximadamente un tercio de todos los alimentos producidos en el mundo -unos 1.300 millones de toneladas- se desperdicia cada año. En Estados Unidos, los desechos de comida representan hasta el 40% del suministro total de alimentos; esto tiene un impacto negativo en la seguridad alimentaria, la conservación de los recursos y el cambio climático.

Hay muchas maneras de reducir nuestra huella de carbono, como planificar las comidas con antelación para usar los alimentos sobrantes y limitar el desperdicio de comida. Evitar el consumo excesivo también es importante, no solo en cuestión de desperdicios, sino también para el medio ambiente. Un truco es usar platos más pequeños, lo que puede ayudarnos a servir porciones más razonables.

Podemos limitar el uso de energía no precalentando el horno y usando, por ejemplo, utensilios de cocina de hierro fundido, de cerámica o de vidrio, que retengan bien el calor. Hay innumerables maneras creativas de usar el agua de forma más eficiente, como aprovechar el agua que hayamos usado para hervir la pasta para luego regar las plantas. Estos son sólo pequeños pasos, pero pueden hacer una gran diferencia. Somos lo que comemos.

Con la colaboración de:

Juan Barbacil Pérez

Secretario General de la Academia Aragonesa de Gastronomía

Responsable de Comunicación de la Alianza Agroalimentaria Aragonesa

¿Te ha interesado el artículo? Puedes suscribirte a nuestra Escuela de Familias en Agroalimentación

Día mundial de las Abejas

El pasado día 20 de mayo se celebró el Día Mundial de las Abejas, una iniciativa de la Organización de las Naciones Unidas con la finalidad de crear conciencia sobre su importancia, las amenazas a las que se enfrentan y su contribución al desarrollo sostenible.

Es por tanto una ocasión excelente para resaltar la importancia de la apicultura, los apicultores, y la labor silenciosa que estos pequeños insectos, que  junto con otros polinizadores, llevan a cabo y beneficia directamente al mantenimiento de la biodiversidad, la supervivencia de los ecosistemas, el desarrollo rural y la sostenibilidad.

Te lo contamos a continuación:

LA MIEL ES MUCHO MAS QUE UN DULCE. ¿Es solo un tópico?

La miel es un producto perfectamente reconocido por todas las civilizaciones, y utilizado como alimento, y a lo largo de la historia, también ha sido utilizado como remedio para enfermedades, y todo tipo de problemas de salud.

 

¿Sabías que…?

Se han documentado en jeroglíficos egipcios datados en más de mil años A.C. referencias a la miel como base de numerosas preparaciones de uso terapéutico interno o externo

The Tears of Re: Beekeeping in Ancient Egypt. Gene Kritsky

PERO…. QUÉ ES LA MIEL?

La miel es el producto de la recolección de las colmenas. Es la sustancia natural producida por la abeja (Apis mellifera), que obtienen a partir del néctar de las flores y otros exudados que recogen de las plantas.

Y al igual que la palabra fruta sirve para designar productos tan distintos como una sandía y una cereza, la palabra miel sirve para designar a productos también muy diferentes. Es más correcto hablar de mieles que de miel ya que es un producto muy complejo, de composición variable, según la zona geográfica, las condiciones climáticas, la época de recolección y sobretodo según la flora de origen.

Desde el punto de vista de su composición están demostradas grandes diferencias en la combinación de los azucares, y en la variedad y cantidad de total de los componentes no glucídicos (minerales, componentes volátiles, sustancias enzimáticas, antioxidantes, flavonoides etc, y diferentes sustancias provenientes de las plantas o de las secreciones glandulares de las propias abejas).

A continuación, puedes conocer los valores nutricionales de la miel en la siguiente imagen:

FAO.2020

En cuanto a la presentación comercial de la miel, puede encontrarse de distintas maneras:

▪Miel fresca: tal y como se extrae de la colmena. Mantiene intactas todas sus propiedades. Inicialmente presenta consistencia fluida, con el paso del tiempo y al descender la temperatura por debajo de 14º la miel se condensa y pasa a estado sólido, se dice entonces que está cristalizada. Una cristalización correcta es el indicador de que la miel es fresca. Para recuperar la consistencia liquida, basta con un calentamiento suave.

▪Miel pasteurizada: la miel se pasteuriza cuando se somete a tratamiento térmico de entre 78º y 82º, y ultrafiltración, eliminando así el cristalizado natural de la miel. Mantiene de forma permanente el estado fluido, lo que facilita los procesos de comercialización. La pasteurización reduce en gran medida sus virtudes saludables y medicinales.

https://arnaapicola.es/acerca-de-la-miel/

VARIEDAD DE TIPOS DE MIEL Y DE PRODUCTOS DE COLMENA

Se cosechan en nuestro planeta una gran diversidad de mieles.  Como ya hemos comentado, la miel presenta características muy diferentes dependiendo del origen botánico del néctar recolectado por las abejas para producirla, así como de la raza y condiciones de las abejas que la recolectan, todo ello directamente relacionado con el medio ambiente donde se desarrolla la producción de miel.

Imagen: Alfredo Sanz. Arna Apícola

Desde el punto de vista organoléptico las diferencias son evidentes incluso para un observador no experimentado. Del blanco al negro, de aromas imperceptibles a olores fuertes, malteados. Por nombrar los menos gratos pero más significativos, se dice que la miel de diente de león, huele a calcetín sucio, y la de tomillo a estiércol fermentado, más agradables y convencionales, son los sabores afrutados, minerales, picantes, Las características organolépticas, revelan diferencias en su composición que las analíticas confirman.

Algunas mieles, aunque irrelevantes por el reducido volumen de su producción, son en cambio muy apreciadas por sus reputadas propiedades y se cotizan a precios desorbitados. Si quieres conocer más sobre mieles singulares, te recomendamos el siguiente artículo de ARNA Apícola: "Doce mieles, casi todas poco conocidas"

 

 

¿Sabías que…?

El consumo de la denominada “Miel loca”, elaborada a partir del de las flores de rododendro, provoca, mareos, arritmias, y ligeras alucinaciones, motivo por el que fue utilizada como arma biológica por los ejércitos persas y griegos.

Pero la miel no es el único producto que obtenemos de las colmenas. También otro tipo de productos de las abejas pueden ser utilizados como alimento para humanos, alimento para animales, cosméticos, medicamentos utilizados en medicina convencional (principalmente vacunación) o en apiterapia, edulcorantes, etc. Principalmente se trata del polen, jalea real, propóleo, veneno (para la formulación de vacunas contra las alergias al veneno de himenóptero), cera y Abejas reinas y enjambres. Puedes conocer más sobre otros productos de la apicultura en la siguiente infografía de la FAO.

Con la colaboración de:

Alfredo Sanz

Arna Apícola

https://arnaapicola.es/

Y ya por último, no queremos dejar pasar la ocasión de reconocer la labor de las abejas y otros polinizadores (mariposas, pájaros, polillas, escarabajos e incluso murciélagos), como garantes de la biodiversidad y la seguridad alimentaria. La polinización es un proceso fundamental para la supervivencia de los ecosistemas, esencial para la producción y reproducción de muchos cultivos y plantas silvestres. Casi el 90 % de las plantas con flores dependen de la polinización para reproducirse; asimismo, el 75 % de los cultivos alimentarios del mundo dependen en cierta medida de la polinización y el 35 de las tierras agrícolas mundiales (Organización de las Naciones Unidas. Día Mundial de las Abejas 20 de mayo).

Por todo esto, te sugerimos estas seis razones para estar agradecidos a nuestros polinizadores y seis consejos para mostrar esta gratitud, que nos proporciona la FAO:

1- Mejoran nuestras dietas al proporcionar alimentos ricos en micronutrientes.

Consejo: ¡Devuelve el favor! Da a las abejas alimentos que les gusten cultivando plantas autóctonas en tu jardín.

2- ¡Nos dan miel!

Consejo: Compra miel pura a los agricultores locales.

3- Destacan por su ética profesional

Consejo: Recompensa a estas atareadas criaturas proporcionándoles agua.

4- Mejoran el sabor de nuestros alimentos

Consejo: Evita los plaguicidas, fungicidas o herbicidas en tu huerto.

5- Aumentan la producción de alimentos y la seguridad alimentaria.

Consejo para los agricultores: Creen un hábitat adecuado para las abejas para garantizar la polinización.

6- Mantienen la biodiversidad.

Consejo: Amplía tus conocimientos sobre las abejas y supera tu miedo

Más información: Es hora de apreciar la labor de los polinizadores

¿Te ha interesado el artículo? Puedes suscribirte a nuestra Escuela de Familias en Agroalimentación

Alimentos Km. 0: ¿naranjas en agosto y uvas en abril?

¿Has oído hablar de los “Alimentos km.0”?. ¿Conoces las ventajas de consumir alimentos de temporada?. Te lo contamos en el siguiente artículo de la Escuela de Familias:

Alimentos Km. 0: ¿naranjas en agosto y uvas en abril?

La mayor concienciación medioambiental de la ciudadanía se refleja en todos los ámbitos de la vida cotidiana. Las personas, como consumidores, tenemos en nuestras manos el poder de decidir qué, dónde y cómo compramos. Esta realidad sumada a la creciente preocupación por el bienestar y la salud han traído como consecuencia otros modelos de consumo en alimentación.

Frente al modelo globalizado de alimentación “fast food”, comida rápida elaborada por grandes franquicias, el italiano Carlo Petrini impulsó en 1986 el movimiento “Slow Food” con el objetivo de  defender las tradiciones regionales, la buena alimentación, el placer gastronómico, así como un ritmo de vida lento. Una corriente que tiene además entre sus objetivos llamar la atención sobre la estrecha relación entre nuestra alimentación y sus efectos en el planeta. Surge así el interés por los alimentos Km 0 para hacer frente a una globalización que también nos permite encontrar en el supermercado o en la frutería de nuestro barrio productos que han viajado miles de kilómetros desde su lugar de cultivo (kiwis de Nueva Zelanda, nueces de California o uvas de Chile).

Imagen: UAGA

¿Qué son los alimentos km 0?

Partiendo de la base de que no existe una definición concreta de “Alimentos Km. 0”, podemos acotar el concepto indicando que son aquellos alimentos que se comercializan cerca de su punto de producción. Por tanto, la cercanía entre el lugar de cultivo y el lugar de consumo final es la principal característica de estas producciones, estableciéndose en 100 kilómetros el radio máximo según algunas definiciones.

En consecuencia y por extensión, otra característica es que estos alimentos deben ser de temporada y responsables con el medio ambiente en cuanto a producción y transporte, pero esto no implica que tengan que tener la certificación de Agricultura Ecológica. Es decir, pueden ser alimentos ecológicos o no.

Para regular estas producciones, el Gobierno de Aragón aprobó hace poco la Ley de Venta Local que ofrece confianza y garantía de origen a los consumidores.

Imagen: UAGA

¿Cuáles son los beneficios de consumir alimentos Km 0?

Para el medio ambiente:

Se reduce la contaminación y se apoya la sostenibilidad. Al tratarse de un circuito corto de comercialización se evita el fuerte impacto que conlleva el transporte de materias primas desde cientos o miles de kilómetros de distancia y que genera una importante cantidad de gases de efecto invernadero debido al combustible utilizado por los camiones, aviones o barcos.

Por otra parte, se fomenta el cultivo de variedades y razas locales y tradicionales, favoreciendo la biodiversidad de cada zona y evitando la tendencia al monocultivo que pone en peligro la soberanía alimentaria de los pueblos.

▪ Para el desarrollo local:

Consumiendo productos locales y de proximidad se beneficia al entorno más cercano, ya que se genera empleo, algo especialmente importante para fijar población en nuestras zonas rurales, cada vez más despobladas.

▪ Economía justa:

Al comprar alimentos de cercanía se evitan las posibles prácticas abusivas de los intermediarios y se fomenta una economía más justa. Además, este tipo de canales permiten establecer relaciones directas y estables entre las personas productoras y las consumidoras, mejorando la transparencia y la confianza entre ambas partes.

¿Dónde se pueden comprar productos de proximidad?

A través de la venta directa o de los canales cortos de distribución (modelo de comercialización donde solo existe un único intermediario, como máximo, entre productor y consumidor). Estos canales adoptan múltiples formas, aquí van algunos tipos:

- Mercados de productores/as: son espacios públicos donde adquirir productos directamente a dos o más personas productoras, en puestos desmontables y organizados colectivamente.   Un claro ejemplo son los Mercados Agroecológicos de Zaragoza (todos los sábados en la Plaza del Pilar) y de Huesca (todos los jueves en la plaza de Concepción Arenal) con producto ecológico. Y también el Mercado Local y Agroecológico Norte de Teruel, que se celebra el tercer jueves de cada mes en Andorra.

A parte de estos mercados marcadamente ecológicos, también está la iniciativa “Pon Aragón en tu mesa” en la que cada sábado se dan cita productores de los pueblos de Aragón en el Mercado Agroalimentario de Parque Venecia (Zaragoza). Y los productores de la Asociación de Hortelanos que venden sus verduras cada domingo en el rastro de Zaragoza.

- Venta directa en explotación: hay muchos agricultores y agricultoras que venden productos frescos o transformados en sus explotaciones. Es una manera estupenda de conocer el trabajo y el día a día de la agricultura o la ganadería.

- Grupos de consumo: un conjunto de consumidores que realizan una compra directa a las personas productoras estableciendo una relación de confianza.

- Envíos a domicilio (venta por internet): un canal en auge, aupado por las redes sociales y la pandemia.

- Tiendas de productores/as: locales de carácter fijo donde la ciudadanía puede adquirir el producto directamente a quien produce o a un agente que actúa como único intermediario.

- Supermercados cooperativos: se trata de cooperativas de consumo que gestionan su propio supermercado, eligiendo qué consumen, a quién se lo compran, la procedencia y las condiciones de producción. En Zaragoza está “A Vecinal” en el Barrio Jesús.

- Y cada vez más en muchas tiendas locales (fruterías y/o verdulerías) apuestan por este tipo de alimentos, comprando directamente a las agricultoras y agricultores para vender sin más intermediarios al consumidor final.

El contexto social y económico actual nos debe hacer reflexionar y replantearnos qué modelo de consumo queremos seguir como sociedad. Conocer lo que comemos, quién lo produce y cómo lo produce es, desde luego, una necesidad creciente y los productos de proximidad y los canales cortos permiten establecer relaciones de confianza que favorecen tanto al medio rural como al medio urbano, tanto a la ciudadanía en general como al sector agrario, tanto al medio ambiente como a nuestra economía.

En definitiva, se trata de consumir y cocinar, en la medida de lo posible, productos locales, de temporada, que estén vinculados al territorio, sin perder de vista los procesos ecológicos y el respeto a la naturaleza.  Por tanto, aquello que cantaba Danza Invisible a finales de los ’80, “besarte es como comer naranjas en agosto y uvas en abril”, no es nada sostenible.

Ángeles Alonso

Responsable Comunicación de Unión de Agricultores y Ganaderos de Aragón, UAGA-COAG

¿Te ha interesado el artículo? Puedes suscribirte a nuestra Escuela de Familias en Agroalimentación

Bienestar animal, producción responsable

En esta nueva publicación de la Escuela de Familias en Agroalimentación, vamos a tratar la importancia de la producción ganadera comprometida con el bienestar de los animales.
Desde la Alianza Agroalimentaria Aragonesa (AAA) y el Instituto Agroalimentario de Aragón (IA2), te recomendamos el siguiente artículo:

¿Qué es el bienestar animal (BA) y porqué es importante?

De manera recurrente, el bienestar animal es el término que se utiliza para expresar una serie preocupaciones éticas sobre la calidad de vida que experimentan los animales bajo control humano, en particular aquellos que son criados con fines agroalimentarios. Paralelamente, las ciencias biológicas han desarrollado una definición sobre el bienestar basada en la capacidad de un animal para adaptarse a su entorno. Esta adaptación está influida por dos elementos importantes: la capacidad de cada individuo para enfrentar el estrés y las condiciones de manejo, alojamiento y cuidado que los humanos dan a los animales.

 

Por lo tanto, el bienestar de los animales de granja depende del equilibrio entre estos dos elementos, además de ser influenciado, positiva o negativamente por el entorno legal, sanitario, económico y ético. Debemos tomar en cuenta que los ambientes productivos fluctúan desde una granja con estabulación completa (los animales no tienen contacto con el exterior) hasta las granjas donde el pastoreo ocupa la mayor parte del día, pasando por los sistemas de trashumancia. Cada uno de estos ambientes productivos tiene sus propios límites y alcances en el bienestar de los animales, y no siempre uno es mejor que otro, la diferencia está marcada por la calidad con la que se implementa la cría en cada uno de estos ambientes. En este contexto, el bienestar de los animales ya no es solo un fenómeno biológico, sino que también es un elemento de sostenibilidad productiva, responsabilidad social y el inicio de una nueva relación entre la sociedad y los animales.

¿Cómo se evalúa el BA?

Al ser un fenómeno dinámico y adaptativo, multidimensional y con influencia multifactorial, se requiere un enfoque multi-criterio para evaluarlo. Este deberá basarse en indicadores directos o indirectos tanto fisiológicos como conductuales, productivos, de salud e incluso en la calidad del producto. El nivel de bienestar animal puede ser estimado dentro de una escala de bueno a malo, con múltiples estados intermedios, que dependen del éxito del animal para adaptarse o enfrentar su entorno.  En este punto el lector se preguntará (y con justa razón), ¿Cómo se puede saber si lo que la granja hace es correcto?, o ¿Cómo se consigue mejorar la capacidad los animales para adaptarse exitosamente al entorno productivo? Bueno, pues existen tres enfoques de evaluación que se complementan entre sí y que nos dan una buena perspectiva del bienestar de los animales: Medidas basadas en los animales; en el ambiente productivo y en la gestión de la granja.

 

Por lo tanto, en los animales medimos la salud (condición corporal, ausencia o presencia de enfermedades, lesiones y manejos que producen dolor y sufrimiento), el comportamiento (ausencia o presencia y grado de expresión de sus emociones y comportamientos individuales y grupales, además de su interacción con sus cuidadores), y el confort (expresado en la facilidad de movimiento, de descanso y el ambiente térmico). En el ambiente productivo, se valoran todos los elementos físicos que ayudan a los animales a adaptarse, como una alimentación adecuada (instalaciones e implementos especializados, alimento y agua en cantidad, fácil disposición y calidad), alojamientos especializados (que protejan a los animales de las inclemencias del sol, la lluvia, el viento y el frío, además de que sean en diseño, condiciones y tamaño confortables, seguros y disponibles para un número determinado de animales), y equipo de soporte (dispensario veterinario, equipo para contención y manejo, controladores climáticos).

 

Finalmente, en la gestión se evalúa el cumplimiento del ambiente normativo (disposiciones legales y estándares privados), las estrategias productivas (densidades, practicas rutinarias), controles (registros de mortalidad, morbilidad y crecimiento) y protocolos de actuación (rutinarios y de emergencia).

¿Qué se está haciendo a favor del BA en la producción animal?

En los últimos 40 años, la Unión Europea ha generado los estándares más altos de bienestar animal a nivel mundial. En 1998 entró en vigor la directiva que establece criterios generales para la protección de los animales en explotaciones ganaderas, la cual está basada en la Convención Europea para la Protección de Animales en explotaciones ganaderas firmada en 1978. En el 2004, se aprobaron las directivas europeas que regulan las condiciones y protección de los animales durante el transporte. Estos esfuerzos normativos, no solo han mejorado las prácticas de manejo, transporte y cría de los animales de granja, sino que también han estimulado la innovación en el desarrollo de instalaciones, camiones e implementos ganaderos que se adecúan a los lineamientos de dichas normativas. El impacto de estas políticas comunitarias también suele influenciar positivamente a legislaciones de terceros países con los que mantenemos lazos comerciales. Además, gracias a una extensa red de universidades y centros de investigación, la UE es región geográfica del mundo con mayor investigación y aportaciones científicas en el área. Prueba de ello, es el efecto de la prohibición de las jaulas convencionales en la producción de huevo en el año 2012. Esta prohibición promovió el desarrollo de sistemas de alojamiento que dan más espacio a las aves y les permiten desplegar comportamientos importantes para la especie como perchar y explorar, así como el desarrollo de sistemas de piso y pastoreo a nivel industrial.

Aunque es cierto que existen aún limitaciones de estos sistemas, la investigación y el desarrollo de nuevas regulaciones son una constante en la UE para mejorar las condiciones en que viven y se crían estos animales. En este contexto también han surgido protocolos y programas de participación voluntaria soportados por certificaciones públicas y privadas. Estas certificaciones suelen ser avaladas por la AENOR, las asociaciones de protección animal nacionales o extranjeras, asociaciones interprofesionales como la del porcino ibérico (ASICI), de conejo (INTERCUN), de ovino y caprino (INTEROVIC), de porcino de capa blanca (INTERPORC), de pollo (PROPOLLO) y de vacuno (PROVACUNO).

En cuanto a la investigación, los esfuerzos actuales se están  dirigiendo a explorar el impacto del estrés en la cognición y emociones de los animales, la detección temprana del dolor y sufrimiento, el desarrollo de alojamientos amigables con el bienestar, la incorporación de las nuevas tecnologías para evaluar el bienestar, el desarrollo de nuevos indicadores de bienestar animal y de protocolos de evaluación que puedan ser aplicados a cualquier sistema de producción, incluyendo los de pastoreo y trashumancia.

Por ejemplo, en nuestro laboratorio de bienestar animal en la Universidad de Zaragoza estamos estudiando los indicadores iceberg. Un indicador iceberg es aquel que tiene el potencial de dar más información de la que obviamente representa, y puede usarse de manera confiable para entender cómo los animales se adaptan al ambiente productivo. Por ejemplo, nosotros hemos propuesto el uso de la veterinaria forense para el análisis de las patas postmortem. Hasta el momento, hemos encontrado que el grado de integridad (presencia y ausencia de lesiones) y la conformación (forma y estado) de las patas puede brindar información sobre las condiciones en que los animales fueron criados (genética, limpieza y la existencia de prácticas de medicina preventiva), alimentados (algunas enfermedades metabólicas pueden provocar deformidad de las pezuñas), manejados antes del sacrificio (hematomas y lesiones producto de resbalones y caídas) y si padecieron dolor intenso a causa de las lesiones en patas. Además, estamos encontrado asociaciones entre la carne oscura y la presencia de ciertos trastornos específicos de las patas en animales provenientes de algunos sistemas productivos.

Los consumidores y el BA

El bienestar de los animales de granja se ha posicionado en el mundo dentro de las principales inquietudes de los ciudadanos respecto a la producción de alimentos.  Desde la década de los 60’s, las preocupaciones sobre la seguridad alimentaria y los escándalos de abuso animal han potenciado una nueva forma de percibir a los animales, reforzada a su vez con las evidencias recientes sobre los estados emocionales que éstos pueden experimentar. Este fenómeno ha sido ampliamente aceptado como producto del progreso económico y de una moral más incluyente en economías desarrolladas.

No obstante, también hay evidencias de una preocupación en consumidores de economías en vía de desarrollo, especialmente en los segmentos poblacionales más educados. Esto ha conducido a la incorporación de nuevas consideraciones éticas, que progresivamente se han traducido en regulaciones y certificaciones, impulsadas por una figura antes pasiva: el consumidor. Para este consumidor actual, la calidad de un producto suele ir más allá de la inocuidad, calidad organoléptica o nutricional. Es más reflexivo para consumir y exige una mayor información sobre cómo se crían, transportan y sacrifican los animales de los que se alimenta.

 

En años recientes, las cadenas agroalimentarias han redirigido sus esfuerzos a mejorar sus procesos adoptando o creando protocolos propios superiores a las normativas vigentes. Estos esfuerzos pueden incluir dar más espacio y mejores alojamientos a los animales en cuanto a la calidad, diseño y comodidad, además de entrenar al personal en bienestar animal, la gestión de los procesos y la reducción o eliminación de procedimientos dolorosos, entre otros. Muchos de estos esfuerzos son comunicados en certificaciones y campañas de mercadotecnia. Con lo anterior, los consumidores estamos viendo progresivamente en las estanterías de las pequeñas y grandes superficies la aparición de productos y derivados de origen animal con etiquetados que comunican estos esfuerzos. Sin embargo, ¿Cómo podemos saber si un producto cumple con bienestar animal? En general, la carne, leche y huevos que consumimos provienen de animales que fueron criados bajo las normativas de bienestar animal comunitarias, que se encuentran entre las más avanzadas del mundo. Sin embargo, hay esfuerzos adicionales de aplicación voluntaria que hacen las cooperativas y ganaderos que se conocen como certificaciones y que están presentes en el etiquetado. Estas certificaciones pueden avalar altos estándares de bienestar durante la cría, manejo, transporte y el sacrificio. Sin embargo, tenemos que ser conscientes que algunas certificaciones avalan animales producidos en sistemas estabulados, otras en pastoreo y otras más en sistemas mixtos. En este caso nuestra decisión de compra dependerá de los aspectos que más valoremos como consumidores de acuerdo a nuestras percepciones y creencias. Por ejemplo, podemos preferir consumir productos de animales criados en sistemas convencionales, pero con menos densidades y con manejo amigable, o de animales criados en libertad y libre pastoreo. Esta decisión siempre será más libre en la medida en que contemos con más información de la que obtenemos en el empaque y el etiquetado sobre el sistema de producción de nuestros productos favoritos.

Por lo tanto, las certificaciones y compromisos de la industria en cuanto al bienestar de los animales, deberán encaminarse a responder a las preocupaciones generales de la sociedad, pero también a permitirnos a los consumidores elegir libremente de acuerdo con nuestras percepciones y exigencias. Esto se puede lograr facilitando más información a nosotros los consumidores sobre la cría de los animales y los procesos posteriores, por ejemplo con códigos QR, páginas de internet o campañas de visitas o inmersión en las granjas.

Con la colaboración de:

Genaro C. Miranda de la Lama

Departamento de Producción Animal y Ciencia de los Alimentos,

Instituto Agroalimentario de Aragón (IA2),

Universidad de Zaragoza

¿Te ha interesado el artículo? Puedes suscribirte a nuestra Escuela de Familias en Agroalimentación

Etiquetado de alimentos

En esta nueva publicación de la Escuela de Familias en Agroalimentación, queremos destacar la importancia de la información alimentaria facilitada al consumidor. Ante la amplia variedad de productos a nuestro alcance, la información reflejada en el etiquetado es la clave para ayudarnos a decidir nuestras compras y hacer un buen uso de ellos.

Desde la Alianza Agroalimentaria Aragonesa (AAA) y el Instituto Agroalimentario de Aragón (IA2), te recomendamos el siguiente artículo:

Etiquetado de alimentos

La etiqueta que acompaña a los alimentos es una información que el consumidor debe conocer, utilizar y aprovechar al máximo. No en vano, el etiquetado de alimentos es un importante medio de comunicación entre los productores de alimentos y los consumidores finales. A la hora de comprar alimentos, algunos consumidores no prestan atención a la información de las etiquetas, simplemente se guían por la publicidad o por los reclamos más llamativos de los envases. Sin embargo, no leer la etiqueta de los alimentos es un error, porque estamos pasando por alto información que es clave para nuestra salud, y también para nuestro bolsillo. Por ejemplo, hay alimentos que, por la publicidad o la presentación, tienen una imagen de “saludables” o “ligeros” y, sin embargo, su contenido en grasa o en azúcar puede ser muy elevado. Compruébalo y, si es así, reduce o evita su consumo para evitar riesgos para la salud.

La base de un etiquetado correcto que se ajuste a la normativa vigente, es no inducir a error al consumidor y ayudarle a tomar la mejor decisión de compra con conocimiento de causa en función de sus necesidades. Para lograrlo, la información alimentaria será precisa, clara y fácil de comprender para el consumidor. Por todo ello, las etiquetas deben cumplir las condiciones fijadas por la normativa, destacando las siguientes:

• Expresar con claridad las características del producto y, en particular, sobre la naturaleza, identidad, cualidades, composición, cantidad, duración, país de origen o lugar de procedencia, y modo de fabricación o de obtención.

• No atribuir al alimento efectos o propiedades que no posea, o que las tenga en cantidad poco significativa.

• No atribuir a un producto las propiedades de prevenir, tratar o curar ninguna enfermedad humana, ni hacer referencia a tales propiedades, salvo las excepciones previstas en la normativa europea (productos dietéticos y aguas minerales)

Indicaciones

En las etiquetas de los alimentos, es obligatorio mencionar varias indicaciones, entre las que destacan:

1/ Denominación del alimento (o nombre de venta), es decir, la denominación legal del producto, que no puede ser sustituida por una marca comercial o denominación de fantasía. Esta denominación nos aclara ante qué producto nos encontramos realmente, con independencia de su presentación o reclamo comercial. En general, las denominaciones de los alimentos están definidas legalmente, y cada una de ellas hace referencia a unas determinadas cualidades (por ejemplo, no es lo mismo “zumo” que “néctar”). En algunos casos, la denominación del alimento debe ir acompañada de menciones específicas, como, por ejemplo, producto “descongelado”, o “tratado con radiación ionizante”. Atención a alimentos en los que un componente o ingrediente que los consumidores esperan que haya sido habitualmente utilizado, se ha sustituido por otro componente o ingrediente (por ejemplo, un “producto para gratinar” con apariencia de queso, pero que no es queso y contiene grasas vegetales).

También existen menciones obligatorias adicionales para categorías o tipos específicos de alimentos. Por ejemplo, los alimentos que contengan más de un 10 % de polialcoholes añadidos, deberán incluir la mención “un consumo excesivo puede producir efectos laxantes”.

2/ Lista de ingredientes, en la que se incluirán todos los ingredientes del alimento, en orden decreciente de peso. Por tanto, cuanto antes aparezca en la lista, más cantidad de dicho ingrediente posee. Asimismo, cuando hay muchos ingredientes, seguramente será un alimento muy procesado. Este es un apartado complicado porque existen varias normas técnicas de aplicación, así como una serie de alimentos para los que no se exige lista de ingredientes. En ocasiones, un componente como el azúcar, cuyo consumo debe ser moderado, puede estar “disfrazado” con términos como melaza, sirope, jarabe, almíbar, dextrosa, maltodextrina, etc.

3/ Todo componente que figure en la lista de sustancias o productos que causan alergias o intolerancias, o que derive de ellos. Esta lista incluye: cereales que contengan gluten, pescado, crustáceos, moluscos, huevos, cacahuetes, soja, leche (incluida la lactosa), frutos secos (almendras, avellanas, nueces, pistachos, etc.), apio, mostaza, granos de sésamo, altramuces y los productos derivados de todos los mencionados, así como los aditivos dióxido de azufre y sulfitos en ciertas concentraciones.

La denominación de las sustancias o productos que causan alergias o intolerancias se destacará en la lista de ingredientes mediante una composición tipográfica que la diferencie claramente del resto, por ejemplo, mediante el tipo de letra, el estilo o el color de fondo. Si no hay lista de ingredientes, se mencionará la palabra “contiene” seguida del nombre de la sustancia o el producto (por ejemplo, un vino con la indicación “contiene sulfitos”).

4) Cantidad neta del alimento.

5) Fecha de duración mínima (consumo preferente) o la fecha de caducidad. En el caso de alimentos microbiológicamente muy perecederos y que por ello puedan suponer un peligro inmediato para la salud humana después de un corto período de tiempo, se indicará la fecha de caducidad. Por tanto, si la fecha de caducidad ya ha pasado, el alimento no deberá consumirse en ningún caso.

6) Condiciones de conservación y utilización del producto.

7) Identificación de la empresa alimentaria (fabricante, envasador o vendedor), con su nombre o la razón social y la dirección.

8) País de origen o lugar de procedencia cuando así esté previsto en la normativa, por ejemplo, en la carne fresca, leche, frutas y hortalizas, aceite de oliva, vino, etc.

9) Información nutricional, que incluirá el valor energético (kilocalorías y kilojulios), y las cantidades (gramos) de grasas, ácidos grasos saturados, hidratos de carbono, azúcares, proteínas y sal, expresadas por 100 gramos o 100 ml. Esta información podrá completarse con la indicación de la cantidad de otras sustancias, como por ejemplo fibra alimentaria, vitaminas y minerales. Asimismo, hay nuevas herramientas de etiquetado frontal de los alimentos para fomentar el consumo saludable, como el sistema Nutriscore, un cambio en el etiquetado de los alimentos envasados que permitirá a los consumidores conocer si lo que compran es más o menos saludable. Siempre teniendo en cuenta que no hay alimentos buenos y malos, sino dietas o patrones alimentarios saludables (como la dieta mediterránea) y erróneos.

Imagen: Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición

Las políticas de salud pública encaminadas a la prevención y manejo de las enfermedades crónicas y las estrategias comunitarias de promoción de la salud deben considerar de forma prioritaria la adecuación de la dieta, mantener niveles adecuados del índice de masa corporal, aumentar la actividad física y reducir el sedentarismo. Las enfermedades crónicas relacionadas con nuestra dieta (cardiovasculares, obesidad, síndrome metabólico, diabetes de tipo 2...) tienen que ver con el consumo excesivo de energía (calorías), azúcar, grasa, grasa saturada y sal, entre otros factores. Por tanto, debemos buscar estos datos en la información nutricional, que es esencial para tener una dieta saludable, y vigilar no sobrepasar la cantidad recomendada de estas sustancias. Por todo ello, es importante que, además de conocer el etiquetado, los consumidores reciban educación nutricional, para saber interpretar correctamente la información y elegir un patrón alimentario saludable.

Con la colaboración de:

Dr. Agustín A. Ariño Moneva

Catedrático de Nutrición y Bromatología de la Universidad de Zaragoza.

A06_20R-Análisis y evaluación de la seguridad alimentaria (AESA)

Instituto Agroalimentario de Aragón – IA2

Y por último, si quieres ampliar información, os recomendamos que visitéis la web “El etiquetado cuenta mucho” de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición.

¿Te ha interesado el artículo? Puedes suscribirte a nuestra Escuela de Familias en Agroalimentación

2021, Año internacional de las Frutas y las Verduras

2021, Año internacional de las Frutas y las Verduras

El año 2021 ha sido designado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) como el Año Internacional de las Frutas y las Verduras.

Esta celebración pretende concienciar sobre los beneficios que conlleva el consumo de frutas y verduras para la nutrición y la salud, así como de la necesidad de promover sistemas alimentarios sostenibles que fomenten dietas y estilos de vida variados, equilibrados y saludables, que incluyan una amplia gama de alimentos y el consumo de frutas y verduras en abundancia.

Pero la producción y consumo de frutas y verduras también desarrolla un papel muy importante en otros aspectos, contribuyendo al mantenimiento de la biodiversidad agrícola, la seguridad alimentaria, la nutrición y los medios de vida e ingresos de los agricultores.

¿Quieres conocer los beneficios que nos aporta el consumo de frutas y verduras?, te lo contamos a continuación.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Frutas y verduras, fuentes de salud

Las frutas y verduras son componentes fundamentales de una dieta saludable. Muchas encuestas de Salud, realizadas en distintos países de nuestro entorno, ponen de manifiesto incidencias elevadas en sobrepeso, obesidad, hipertensión e hipercolesterolemia, asociadas con el bajo consumo en frutas y verduras, siendo este hecho reconocido como factor de riesgo de las enfermedades cardiovasculares y algunos tipos de cáncer. La Organización Mundial de la Salud (OMS) coloca el escaso consumo de fruta y hortalizas en sexto lugar de entre los 20 factores de riesgo como causa de la mortalidad humana, inmediatamente después de otros más conocidos como el tabaco y el colesterol, y atribuye aproximadamente 3,9 millones de muertes al año por este tipo de enfermedades a la insuficiente ingesta de frutas y verduras. Por ello, uno de los objetivos marcados en su estrategia sobre régimen alimentario y salud, se centra en  aumentar del consumo de frutas y verduras para incluirlo en las políticas y directrices dietéticas en todos los países.

Pero ¿por qué esta necesidad de insistir en su consumo? Veamos cuales son algunas de las características que presentan estos productos para entender su importancia en la alimentación y en la salud.

Las frutas y verduras juegan un papel fundamental en la prevención de las enfermedades no transmisibles, especialmente por su composición en antioxidantes que estarían jugando un papel determinante en la respuesta protectora. Muchas investigaciones parecen corroborar que los antioxidantes pueden anular los efectos perjudiciales de los radicales libres en las células, y con la ingesta de frutas y verduras ricas en polifenoles (antocianinas, flavonas..) y carotenoides se tiene un riesgo más bajo de padecer cáncer y enfermedades cardíacas y una mayor probabilidad de retrasar el envejecimiento y evitar algunas enfermedades neurológicas. Así mismo, las vitaminas y minerales presentes en ellas, cumplen una serie de funciones importantes en el cuerpo. La vitamina A mantiene la salud ocular y refuerza la inmunidad del cuerpo frente a las enfermedades infecciosas; el potasio promueve el funcionamiento adecuado de los nervios y los músculos; y la vitaminas B es necesaria para convertir los alimentos en energía. Otras, como la vitamina C y la vitamina E, sirven como poderosos antioxidantes que pueden proteger a las células de los agentes cancerígenos. La vitamina C, en particular, puede aumentar la absorción corporal de calcio, un mineral esencial para tener huesos y dientes fuertes, y del hierro de otros alimentos. Muchas frutas también son muy ricas en fibra dietética, que puede ayudar a mover sustancias potencialmente dañinas a través del tracto intestinal y reducir los niveles de colesterol en sangre. En general podemos decir que la composición de frutas y verduras son un salvoconducto para un buen funcionamiento de nuestro organismo y la prevención de numerosas enfermedades.

Beneficios para el medio ambiente

Pero el consumo de frutas y hortalizas, no solo supone un enorme beneficio para nuestro organismo y nuestra salud, sino que puede contribuir de muchas maneras a la sostenibilidad de nuestro planeta. Por ejemplo, si atendemos al consumo de frutas y verduras de temporada. Actualmente tenemos al alcance un gran número de frutas y verduras, algunas no propias de la época en que las tenemos, y nos hemos acostumbrado tanto a ello que olvidamos los beneficios que tiene consumir los alimentos cultivados cuando el clima les es más propicio. Aportan sabores, aromas y texturas genuinos, pues pueden completar su ciclo natural y son cosechados cuando maduran, y así conservan mejor sus propiedades nutricionales. Además, no necesitan ser importados de zonas lejanas, lo que contribuye a la sostenibilidad del sistema. También se reduce, incluso se evita el uso de fertilizantes y plaguicidas artificiales que se hacen necesarios si se cultiva forzando a la planta a crecer fuera de tiempo, cuando el clima no le es favorable, y sometiéndola a tiempos de conservación para su transporte.

También muy relacionado con la presencia de frutas y verduras en nuestros mercados, está el hecho de las variedades que al final se cultivan. La diversidad de estos cultivos es enorme, pero sin embargo, en la actualidad sólo 150 cultivos alimentan a la mayor parte de la población mundial, y únicamente 12 de ellos proporcionan el 80 por ciento de los alimentos procedentes de las plantas. Evitar la pérdida de variabilidad en nuestros cultivos es uno de los objetivos más importantes para preservar la sostenibilidad de nuestro sistema, no solo para su inclusión en la oferta al consumidor, sino porque la pérdida de variabilidad genética supone una limitación de la capacidad de responder a nuevas necesidades y un incremento de la vulnerabilidad de nuestros cultivos frente a cambios ambientales o a la aparición de nuevas plagas o enfermedades. Esto adquiere especial importancia en un contexto de cambio climático, que ya es una realidad demostrada en múltiples estudios científicos y del que somos testigos obligados en la actualidad. Por ello, preservar la biodiversidad en especies frutales y vegetales reflejada en las variedades locales es una de las actuaciones que llevan, no solo a la obtención de productos más ricos y adaptados en nuestra alimentación, sino que favorece  unas prácticas agrícolas que implican la baja o nula aplicación de insumos y favorece el desarrollo sostenible y las economías locales.

Por otro lado, la obtención de nuevas variedades frutales más adaptadas a los actuales condicionantes, es una vía fundamental para afrontar este reto que supone el cambio climático. La mejora genética en frutales y hortalizas se centra en la obtención de variedades adaptadas a estas nuevas condiciones climáticas (particularmente a la falta de frío invernal y a las altas temperaturas en verano), así como en la obtención de variedades resistentes a distintas enfermedades y plagas que permitan la disminución del uso de productos fitosanitarios, dañinos para la salud y el medio ambiente.

¿Y el futuro? Tendencias e investigación

Toda esta realidad supone afrontar mediante la investigación, el reto de dar respuesta a estas necesidades, tanto para profundizar en el conocimiento de nuestras frutas y verduras y su aportación a la dieta para la prevención de enfermedades, como para afrontar los nuevos desafíos ante el cambio climático y su contribución al medio ambiente, así como impulsar su valorización en el mercado para contribuir a ese aumento de su consumo.

En relación con los beneficios saludables de las frutas y verduras, tanto la OMS como la FAO han lanzado la recomendación de consumir un mínimo de 400 g diarios de frutas y verduras, tanto para la prevención de estas enfermedades crónicas como para mitigar varias carencias de micronutrientes. Sin embargo, los estudios muestran que la mayoría de las poblaciones no alcanzan sistemáticamente ni la mitad de este objetivo. Según una encuesta de la población de la Unión Europea, en 2017, solo una de cada cuatro personas (27%) comía fruta al menos dos veces al día. Otro 37% de la población de la UE comía fruta una vez al día y el 36% restante comía fruta con menos frecuencia o nada durante una semana normal. Promover su uso también va ligado al conocimiento de las propiedades funcionales de sus compuestos, y algunos de los proyectos que actualmente se desarrollan en el CITA-IA2, tienen como objetivo profundizar en estos aspectos. En concreto, se avanza en el estudio de compuestos bioactivos (capsaicinoides y capsinoides), con efectos antioxidante, antitumoral y antiobesidad, en pimiento (Investigadora Ana Garcés-Claver), en el estudio de los efectos antidiabéticos y antioxidantes de los polifenoles en el caso de la  manzana (Inv. Ana Pina), y en la biofortificacion de la lechuga, incrementando los contenidos en vitamina C y antocianidinas (Inv. A Díaz).

Por otro lado, la necesidad de contribuir a un sistema más sostenible y la realidad de un cambio climático que ya está afectando a la producción de algunos cultivos, y la presencia de nuevas plagas y enfermedades, también se abordan desde proyectos que responden ante estas necesidades. Por ejemplo, desarrollando nuevos materiales que respondan a la resistencia a enfermedades y plagas provocadas por este cambio climático, como los que se llevan a cabo en melón y sandía (Inv. Vicente González y A. Garcés-Claver), y también en melocotonero (Inv. Celia M. Cantin), donde se usa la variabilidad fenotípica existente para la obtención de nuevas variedades con resistencia natural a enfermedades fúngicas, a fisiopatías postcosecha, así como con una excelente calidad organoléptica, que permitan evitar, o al menos minimizar, el uso de productos químicos.

Con la colaboración de:

Pilar Errea Abad

Investigadora. Unidad de Hortofruticultura.

Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón (CITA)

Instituto Agroalimentario de Aragón – IA2

Y por último, os recomendamos que echéis un vistazo a la campaña Pon más héroes en tu plato, y llena tu vida de superpoderes, dirigida al fomento de una alimentación saludable y la lucha contra la obesidad infantil, de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición, a través de su Estrategia NAOS (Nutrición, Actividad Física y Prevención de la Obesidad). Encontrarás un montón de juegos y recursos educativos para aprender jugando a conseguir mejores hábitos alimentarios, incrementando el consumo de frutas, verduras y legumbres y fomentando la actividad física en la población infantil como herramientas efectivas para la lucha contra la obesidad.

https://heroesentuplato.com/

 

¿Te ha interesado el artículo? Puedes suscribirte a nuestra Escuela de Familias en Agroalimentación

Día mundial del Suelo

Día mundial del Suelo: “El papel crucial del Suelo en la Agricultura y de la Agricultura para el Suelo”

El 5 de diciembre fue declarado por las Naciones Unidas Día Mundial del Suelo en 2013. El hecho de que sea la FAO (la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación), la responsable de su organización, no es casual. Ciertamente, esta declaración es muy importante para el sector agroalimentario, que, por su especial vinculación con el territorio, tiene en el suelo uno de sus recursos esenciales.

Desde entonces, se han celebrado ya siete ediciones de este día, que quiere servir para aumentar el conocimiento general sobre este recurso, y sobre la necesidad de conservarlo. Por la evidente vinculación del suelo con el sector agroalimentario, las primeras ediciones del Día Mundial se dedicaron a concienciar sobre la vinculación entre el suelo (“donde nace el alimento”) y la seguridad alimentaria.

La preocupación por el suelo como recurso esencial para las actividades humanas, es sin embargo aún escasa, y se despierta más tarde que la correspondiente a otros recursos igual de necesarios para nuestra vida. Por ejemplo, los Días Mundiales del Agua o de la Biodiversidad se celebran desde 1993, por citar otros dos recursos esenciales para la actividad agraria. Las razones para este aparente retraso en la toma de conciencia son diversas, y seguramente diferentes para los diferentes colectivos de la sociedad. Es sabido que un agricultor, un constructor, un hidrólogo, un ambientalista, un hombre o mujer de negocios, o un arqueólogo, tienen una visión diferente del suelo que una persona que se dedique a estudiarlo directamente.

El suelo es, en realidad, un elemento del medio natural complejo, dinámico y no renovable, cuya propia definición ha ido evolucionando en el tiempo. Alfred Hartemink, presidente de la Unión Internacional de la Ciencia del Suelo, propuso en 2016 esta definición: Los suelos son la capa delgada que cubre nuestro planeta tierra. Son mezclas complejas de materiales vivos y minerales. Al igual que de aves o plantas, hay miles de tipos de suelo. El suelo es un recurso natural vital, filtra y almacena agua, y es una parte importante del sistema terrestre. La mayor parte de nuestra comida proviene de suelos cultivados.

Esta definición nos pone delante de la complejidad del suelo, de su importancia en el ecosistema no sólo como “fuente de alimento”, y también de su diversidad.

Imágenes: Íñigo Virto

Para los agricultores, el suelo es su principal activo, sobre el que se desarrolla su actividad. Alrededor de 99% del suministro de alimentos en el mundo deriva de la producción basada en tierras agrícolas, que comprenden ya cerca de 50-70% de la superficie total de las tierras emergidas. La Agricultura es por esto el principal usuario, y el principal custodio, de los suelos del mundo. El sector agroalimentario debe ser consciente de que, al gestionar el suelo, también gestiona una parte importante de los servicios que el suelo presta a los ecosistemas y a la sociedad. Además de producir alimentos, los suelos tienen un papel esencial en el ciclo hidrológico y la recarga de acuíferos, en la conservación del territorio, y en la regulación del clima, no solamente como fijadores de grandes cantidades de CO2 atmosférico en forma de materia orgánica, sino como reguladores de las emisiones de otros gases de efecto invernadero. El sector agroalimentario, al custodiar este “tesoro”, presta a la sociedad otros servicios además de la producción de alimentos de calidad.

Sin embargo, el suelo, como la superficie agrícola disponible, es limitado. Por eso, su conservación es esencial. El interés común por esta conservación está cobrando cada vez mayor relevancia, y esto se manifiesta de forma cada vez más directa en las políticas que regulan su uso, y en particular, su uso agrícola. La Política Agraria Común (PAC) de la UE incluye progresivamente medidas que suponen un uso racional y sostenible del suelo, sin perder su función primordial como despensa de Europa. En sus últimas modificaciones, ha introducido así regulaciones sobre determinadas prácticas que pueden ayudar a conservarlo. La más reciente estrategia “De la granja a la mesa” intenta llevar la necesidad del uso racional de los recursos en agricultura a toda la cadena alimentaria. Esto significa también acercar a los consumidores al origen de los alimentos que consumen, como herramienta para retomar el vínculo entre el campo y la calidad de vida de los ciudadanos europeos. En este marco, el Green Deal o Pacto Verde de la Unión Europea establece un plan de acción para impulsar un uso eficiente de los recursos mediante el paso a una economía limpia y circular, y para restaurar la biodiversidad y reducir la contaminación. Para ello, propugna la implementación de estrategias de economía circular, reciclaje de residuos, mínimas emisiones, o tecnologías respetuosas con el medio. Es claro que el suelo, y su uso en la producción de alimentos, son actores inevitables en la puesta en marcha de estas políticas.

Imágenes: Íñigo Virto
Imágenes: Íñigo Virto

Acompañando a esta perspectiva sobre la regulación del uso, la Unión Europea también ha incluido, por primera vez, al suelo como objeto prioritario de estudio para los investigadores europeos. El nuevo Programa Marco Europeo de investigación (Horizonte Europa 2030), recoge la importancia del suelo en una de las cinco Misiones propuestas por la Comisión Europea con el compromiso de resolver los retos sociales más importantes para Europa. El nombre de esta Misión es “Salud del Suelo y Alimentos”. Este nombre nos indica que los gestores de la investigación europea ven clara la relación entre suelo y alimentación, y que piensan que, en ocasiones, el suelo puede estar “enfermo”.

Ciertamente, muchos suelos del mundo sufren o han sufrido problemas de degradación (“enfermedades”), que no les permiten realizar correctamente las funciones que necesitan de ellos los ecosistemas y las personas. El reto actual es conseguir que los suelos agrícolas sean suelos sanos para que los alimentos, las personas, la naturaleza y el clima también estén sanos. El objetivo final de la Misión salud del suelo y alimentos es conseguir que al menos el 75 % de los suelos de cada país de la UE sean suelos sanos capaces de prestar los servicios esenciales de los que dependemos de aquí a 2030.

Alcanzar este objetivo depende de nuestra capacidad de diagnosticar los problemas del suelo y su intensidad, y de solucionarlos donde los haya. Utilizando el símil de la salud, estas soluciones deberían ser tanto “curativas” cuando el suelo esté “enfermo” y necesite recobrar la salud, como preventivas.

El diagnóstico de la salud del suelo, necesita en primer lugar, conocerlo: Conocer sus características, su funcionamiento, o sus particularidades en cada zona. La formación en Edafología, especialmente en las titulaciones relacionadas con el sector agroalimentario, así como la inclusión de estos conocimientos en la educación básica, son retos de actualidad. Igualmente, generar y poner a disposición del público información de calidad sobre los suelos de un territorio, a través de cartografías específicas, requiere inversión y conocimientos.

Este diagnóstico necesita también conocer las posibles causas de su degradación. A nivel mundial, se han descrito desde hace tiempo algunas de estas causas. En nuestro territorio, algunas son bien conocidas: la erosión, la salinización, o la compactación. Otras son menos evidentes, como la pérdida de materia orgánica, o de biodiversidad. La FAO ha querido poner de relieve la importancia de estos problemas a nivel global, dedicando los últimos Días Mundiales del Suelo a la contaminación (2018), la erosión (2019), o la pérdida de biodiversidad (2020).

La agricultura está en algunos casos relacionada con esta degradación. La erosión, por ejemplo, puede ser el resultado de algunas prácticas agrícolas, y de cambios en el uso de la tierra (como la deforestación). La salinización puede ser el resultado de técnicas de riego inadecuadas, y de una mala gestión de los recursos hídricos disponibles. El descenso de los niveles de materia orgánica priva a los organismos del suelo de los recursos esenciales para su supervivencia. Este fenómeno puede deberse a una dependencia excesiva de los productos químicos en la agricultura, y al empleo de un exceso de fertilizantes minerales en detrimento de los orgánicos. La biodiversidad del suelo puede verse afectada en distintas formas, tanto positivas como negativas, por el manejo agrícola. De hecho, la biodiversidad edáfica es una de las bases del funcionamiento de los suelos, que son recursos “vivos”, y no mezclas inertes de minerales y compuestos orgánicos. Más de una cuarta parte de las especies del planeta vive en los suelos, y constituyen una extraordinaria variedad de formas de vida que ayudan a mantenerlos sanos y fértiles. Unos suelos sanos necesitan que las formas de vida que albergan (desde seres unicelulares a pequeños mamíferos excavadores, pasando por lombrices e insectos) puedan trabajar en equipo. Los organismos del suelo son necesarios para descomponer la materia orgánica (manteniendo la productividad), controlan el ciclo de almacenamiento y liberación de carbono (regulando el clima), purifican el agua que se filtra a través del suelo (limpiándola), contribuyen a generar en el suelo la estructura necesaria para la infiltración y retención de agua (contribuyendo al ciclo hidrológico), pueden contribuir a la regulación de poblaciones perjudiciales para los agrosistemas (protegiendo los cultivos), y son fuente de productos farmacéuticos como la penicilina.

La inversión en el conocimiento del suelo es por tanto beneficiosa para todos sus usuarios. Por eso, la Misión Salud del Suelo y Alimentación va más allá de implementar proyectos de investigación e innovación, sino que busca estimular la innovación en el sector agroalimentario para ofrecer soluciones eficaces. El vínculo de los agricultores con el suelo aparece entonces como una herramienta estratégica para el sector. Ellos y ellas conocen bien sus suelos, y muchos usan técnicas, o incluso las han desarrollado, que les permiten conservarlos y mejorarlos.

 

Con la colaboración de Íñigo Virto, Doctor Ingeniero Agrónomo, Profesor Titular de Edafología de la Universidad Pública de Navarra.

¿Te ha interesado el artículo? Puedes suscribirte a nuestra Escuela de Familias en Agroalimentación